Abascal cree que Sánchez no tiene escrúpulos y no dudará en romper con Podemos y pactar con PP para seguir en Moncloa

Recomienda al Partido Popular sostener una «distancia infinita» con el Gobierno y no convenir ni el CGPJ, «ni el tono de las cortinas»

El líder de Vox, Santiago Abascal, ve al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como una persona «sin escrúpulos», lo que podría llevarle aun a romper la alianza de Gobierno con Unidas Podemos si precisa acordar los próximos Presupuestos Generales del Estado con Partido Popular y Ciudadanos para sostenerse en el poder.

En una entrevista con Europa Press, Abascal reconoce que no sabe si el Partido Socialista procurará convalidar la mayor parte de la investidura para sacar adelante las cuentas públicas o bien por contra optará por sumar fuerzas por Partido Popular y Ciudadanos.

De lo que Abascal no duda es de que Sánchez «va a hacer todo lo preciso para sostenerse en el poder». «De lo único que estoy seguro es de la ambición de poder y de la carencia de escrúpulos de Pedro Sánchez –asegura–. Si eso implica un acuerdo con el Partido Popular y Ciudadanos y una rotura del Gobierno de Podemos, lo va a hacer».

Conforme explica, esa ambición del jefe del Ejecutivo es un motivo más a fin de que Vox defienda la necesidad de sostener «una distancia infinita» con su Gobierno y no acordar con ellos los Presupuestos, la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) «ni el tono de las cortinas de un edificio».

PRESENCIA EN LOS ÓRGANOS CONSTITUCIONALES
En este sentido, muestra su sorpresa por el hecho de que los ‘populares’ no se cierren a negociar con el Partido Socialista la renovación del órgano de control de los jueces pese «a lo que ha caído a lo largo de esta crisis» provocada por el coronavirus. Y también insiste en que la postura de Vox es la de sostener «una distancia infinita» con «un Partido Socialista Obrero Español que está presto a destruirlo todo».

Eso no desea decir no obstante que el partido renuncie a estar presente en ciertos órganos constitucionales que han de ser renovados. «Lo valoraremos, mas aguardamos que no sea mediante ninguna negociación con el Partido Socialista Obrero Español», explica Abascal.

Esta es una de las diferencias que Abascal apunta entre Vox y el Partido Popular o bien Ciudadanos para distanciar la posibilidad de una futura coalición electoral. A su juicio, la unión de estos partidos no sumaría más escaños y ni tan siquiera garantizaría la suma de sus votos.

«El voto que recibe Vox no es el voto procedente del Partido Popular o bien de los que se fueron del Partido Popular a Ciudadanos y después a Vox», asegura Abascal apuntando que su capacitación recibe el apoyo de muchos jóvenes que no participaban en política, precedentes abstencionistas o bien tradicionales votantes del Partido Socialista Obrero Español.

Como un ejemplo pone las elecciones de Andalucía de dos mil dieciocho, cuando el Partido Popular consiguió hacerse con la Presidencia de la Junta tras años de gobierno de los socialistas y merced a un pacto con Vox y Ciudadanos. «El Partido Popular había sido un partido completamente impotente para expulsar a los socialistas del Gobierno de esa zona a lo largo de cuarenta años. Y han sido precisos 3 partidos para poder articular una mayoría», recuerda.

VOX, «FUERTE EN SOLITARIO»
Con esto, piensa que Vox contribuye a formar una opción alternativa «con una fuerza política fuerte y que se presenta a solas». Y informa de que «el mayor interesado» en igualar al Partido Popular y a Vox y de su unión electoral es el propio Gobierno.

En lo que se refiere a Ciudadanos, piensa que su acercamiento al Partido Socialista a lo largo de los últimos meses y su «enésima zapateta electoral» va a haber provocado que los ‘naranjas’ pierdan los apoyos que tuviesen por la derecha y estén «ganándolos por la izquierda».

«Cuando más lejos había que estar del Gobierno más cerca se han puesto», critica Abascal sobre los ‘naranjas’, recordando que el partido dirigido ahora por Inés Arrimadas «podría haber ayudado a que no hubiese un Gobierno socialcomunista cuando tenía fuerza parlamentaria» y el Partido Socialista todavía «no se había echado en brazos de los marxistas y de los separatistas de una forma tan evidente».

«VOX NO ES ULTRADERECHA; Partido Socialista Obrero Español Y PODEMOS SON ULTRAIZQUIERDA»
En este contexto, el líder de Vox afirma no sentirse «identificado» con la etiqueta de ultraderecha mas informa de que tampoco va a «perder un minuto» en refutarlo por el hecho de que no son «unos inhibidos». «Nos han llamado de todo. Nosotros sabemos que es una táctica leninista y marxista que emplean los 2 partidos de la ultraizquierda que hay el día de hoy en España, que son el Partido Socialista y Podemos», responde.

En verdad, insiste en que Vox recibe el voto de personas «de muchas ideologías» merced a que ha puesto encima de la mesa debates como las políticas de género, el planeta rural o bien la inmigración. «Existen muchos españoles humildes, de distritos populares, que comprendieron que era Vox el que les estaba defendiendo», asegura sobre un trasvase de votos que espera que sea «considerablemente mayor» en el futuro.

Mas repite que su idea no es «competir» con el Partido Popular, sino Vox se dirige «a todos y cada uno de los españoles» superando «barreras ideológicas y partidarias». «Es fundamental acabar con el sectarismo político y pensamos que Vox lo logra», explica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *