Dos empresas buscan aprovechar restos de carbón para transformarlos en material de construcción sostenible

Las compañías cordobesas Ardepinsa, dependiente del Municipio de Belmez, y Jicar trabajan en el aprovechamiento de los restos y deshechos del lignito para convertirlos en material de construcción sustentable en un señalado proyecto de cooperación público privada en materia de economía circular.

Con la participación del Centro de Innovación Andaluz para la Construcción Sustentable (CIAC), con sede en Rabanales veintiuno y con calificación de agente del conocimiento en Andalucía, y la cooperación de la Universidad de Córdoba (UCO), el proyecto tiene como propósito la revalorización de los «estériles» de lignito de las escombreras de El Antolín en Belmez, para convertirlos en materias primas geopoliméricas y conseguir nuevos productos de construcción más eficaces y sustentables.

Conforme notifican desde el CIAC, los «estériles» proceden del lavado del lignito de las extracciones mineras del val del Guadiato y son ricos en compuestos aluminosilíceos, que facilitan su conversión en nuevos materiales geopoliméricos orientados a la industria de la construcción.

Este proyecto se desarrolla con la ayuda del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), dependiente del Ministerio de Ciencia y también Innovación, que lo ha dotado con cuatrocientos cincuenta euros y fue subscrito en el mes de julio entre el regidor de Belmez, José Porras, al lado de los responsables de Ardepinsa, y la consejera encargada de Jicar y presidente de la Fundación CIAC, María Dolores Jiménez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *