La dieta mediterránea y su huella en nuestro metabolismo

Conocer los hábitos alimentarios de una persona es esencial para valorar su peligro cardiovascular,pero esta información acostumbra a conseguirse con cuestionarios que no son fiables al 100 por ciento . Ahora, un equipo de científicos ha identificado una serie de moléculas en la sangre que delatan nuestra adherencia a la dieta mediterránea, una «huella metabólica» que revela si nuestra nutrición es adecuada.

La dieta mediterranea deja huella en nuestro metabolismo

Prevención de enfermedades graves
Aparte de abrir un campo de posibilidades a los estudios sobre metabolismo, el descubrimiento ha ayudado a pronosticar ictus y también infartos (cerebrales y de miocardio), dejará valorar de forma considerablemente más objetiva y entendible nuestra dieta, y va a ser útil para individuar el género de nutrición preciso para prevenir enfermedades cardiovasculares.

El estudio, que se ha publicado esta semana en la gaceta ‘European Heart Journal’, es una cooperación entre estudiosos del CIBER de Obesidad y Alimentación (CIBEROBN) de la Universitat Rovira i Virgili y de la Universidad de Navarra, todos ellos en España, del consorcio de estudiosos Predimed, de la Universidad de Harvard y del Instituto Broad del MIT de Massachusetts.

Unos diez pacientes
Los estudiosos hicieron el estudio con mil ochocientos cincuenta pacientes del ensayo de España Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea) y contestaron los resultados en siete mil participantes en múltiples análisis de alimentación saludable que se están haciendo en U.S.A..

Primero identificaron cerca de cuatrocientos moléculas o bien ‘metabolitos’, «marcadores de comestibles o bien el efecto de estos sobre el metabolismo, como lípidos o bien aminoácidos propios de la dieta mediterránea mas asimismo del efecto que tiene esta sobre el metabolismo», explica a Efe el catalán Jordi Salas-Salvadó, estudioso de la Rovira i Virgili y coautor primordial del trabajo.

La dieta saludable
Después, a través de algoritmos de inteligencia artificial, se identificaron las sesenta y siete moléculas cuya combinación determina si una persona prosigue una dieta mediterránea, una nutrición «rica en comestibles de origen vegetal, como frutas y verduras, y además de esto en legumbres y frutos secos, cereales integrales no refinados y que emplea el aceite de oliva tanto para aderezar para cocinar», recuerda el estudioso.

También, «es rica en pescado y frutos del mar, incluye pocos lácteos y es parcialmente pobre en carne roja, prima las carnes blancas, y también incluye pocos comestibles procesados o bien comestibles con azúcares como las bebidas. Esencialmente es una dieta frugal basada en origen vegetal», resume.

Tanto en la muestra de España como en la estadounidense, la «huella» de la dieta mediterránea definida por la combinación de estos sesenta y siete elementos «dejó pronosticar el peligro de enfermedad cardiovascular mucho mejor que con los cuestionarios que se acostumbran a hacer a los pacientes y que puntúan de uno a 14 los hábitos que reflejan una dieta mediterránea».

Múltiples estudios
Estos descubrimientos «dejarán valorar de forma más objetiva y entendible la adherencia de una persona a esta dieta y ver su contestación metabólica», y van a ayudar a explicar las ventajas que esta nutrición ha probado en múltiples estudios y ensayos clínicos en el mundo entero, resalta Salas-Salvadó.

Exactamente la misma gaceta incluye un editorial de la Sociedad Europea de Cardiología en el que la organización médica resalta la relevancia de este «renovador procedimiento» que va a ser «una poderosa herramienta» para valorar la dieta de las personas y trazar un perfil metabolómico más «fiable y robusto» que el conseguido de forma tradicional por medio de cuestionarios en los que por olvido o bien omisión del paciente se pierde mucha información.

También, adelanta que la huella metabólica va a ser «una herramienta prometedora para la medicina adaptada» y «el paso inicial en un cambio de paradigma cara pruebas de alto nivel».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *